Respuestas con
Carlos Iturgaiz
CANDIDATO A LEHENDAKARI

Las elecciones en el País Vasco servirán como termómetro.

El Partido Nacionalista Vasco es corresponsable de la pésima gestión que está llevando a este país a uno de los peores escenarios posibles.
Las irresponsabilidades políticas del Partido Nacionalista Vasco sientan a Pedro Sánchez en la Moncloa y a Pablo Iglesias en el gobierno, haciendo de sus electores cómplices de una decisión por la que todos deberemos pagar un alto precio.La deplorable gestión sanitaria y económica a nivel nacional del actual gobierno no es sino la confirmación de las muchas carencias políticas que ya hemos conocido de primera mano en el País Vasco.Las elecciones del 12 de julio llegan en el momento perfecto para los vascos como una oportunidad para dar cabida a un gobierno basado en la buena gestión, los datos y las posibilidades, como ya se está demostrando en Galicia, la Comunidad de Madrid o Andalucía.UN PLAN PARA EL FUTURO / PAÍS VASCO

Con el caos como seña de identidad, la gestión de la política vasca pide a gritos un poder estable y un cambio a mejor.

El Partido Nacionalista Vasco piensa en las elecciones mientras las preocupaciones de los ciudadanos siguen siendo la salud, el empleo y el futuro.